Del lat. marcidare; de marchito, v. tr. y r. Bot.

Enflaquecer, debilitar, quitar el vigor, la robustez, la hermosura. En botánica, hacer perder o perderse la turgencia de una planta o de sus órganos por falta de agua en sus tejidos (F. Q.). Deshidratarse intensamente los tejidos vegetales hasta tal punto que la planta no puede recuperarse. Este fenómeno es debido frecuentemente a afecciones rediculares o a la trombosis de los vasos (traqueomicosis y tilosis); otras voces se debe, simplemente, a insuficiente humedad en el suelo (J. del C.).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.