Del lat. massa, f. Fís. Electr. Sociol.

Agregación de partículas o cosas que forman un cuerpo. Se aplica a la mezcla espesa y blanda, hecha de harina, manteca o aceite y otros ingredientes que se utiliza para hacer pan y repostería (pasta). En física, es la propiedad fundamental de la materia, es decir, la magnitud física que expresa la cantidad de materia que contiene un cuerpo; depende de la densidad y el volumen, y es constante a pesar de donde esté. En principio cabe distinguir entre la masa inercial y la masa gravitatoria. La primera mide la resistencia que opone todo cuerpo a modificar su estado de reposo o de movimiento y es igual al cociente entre la fuerza aplicada al cuerpo y la aceleración adquirida por este por efecto de dicha fuerza. La masa gravitacional es la debida a la atracción gravitatoria y puede definirse a través de la fuerza de atracción entre dos cuerpos. Como patrón de masa, se toma la de un cilindro de platino iridiado conservado en la Oficina de Pesas y Medidas de Sèvres, cerca de París. Dicho patrón equivale a la masa de un kilogramo, unidad del Sistema Internacional (SI). La física clásica consideraba como cierta la ley de conservación de la masa, pero la teoría de la relatividad ha obligado a admitir la equivalencia entre la masa y la energía, expresada por la ecuación: E = m c2 (E: energía, m: masa, c: velocidad de la luz). En electricidad, dícese de la cubierta metálica y chasis de un aparato eléctrico que está conectado con uno de los polos de la fuente de corriente. La masa acostumbra también a estar conectada a tierra. En sociología, se aplica al conjunto de personas que en sus actos sociales pierden las características individuales, actuando como unidad colectiva.

Aprende otras palabras

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.