Se dice de la coloración cianótica o azulada de la cara de una persona víctima de asfixia traumática, como en la estrangulación o el ahogamiento; el color es a causa de las hemorragias petequiales.