Se aplica a la edad por la cual una persona se le considera adulta desde el punto de vista jurídico.