Flora Iberica: Arbustos o pequeños árboles, de ordinario espinosos, monoicos. Hojas persistentes, alternas o fasciculadas, a menudo coriáceas, pecioladas, sin estípulas. Flores hermafroditas o funcionalmente unisexuales, verdosas o blanquecinas, agrupadas en cimas axilares; disco nectarífero convexo o ligeramente cóncavo, entero o lobulado. Sépalos (4)5, soldados en la base, persistentes. Pétalos (4)5, patentes, insertos en el disco. Estambres (4)5, alternipétalos, con anteras introrsas. Ovario (1)2(3)-locular, con 2 rudimentos seminales por lóculo; estigmas subsésiles, capitados o sublobulados. Fruto en cápsula coriácea o papirácea, (1)2(3)-locular, con dehiscencia loculicida. Semillas 1-6(8), rojizas o parduscas, con arilo de ordinario cupuliforme.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.