En geobotánica, es precisamente esta relación la que se toma en cuenta. Por ejemplo, cuando decimos que una planta es ruderal, calcícola o halófila, expresamos su relación con el medio estacional; cuando decimos que es sahariana o que vive en los páramos andinos de Colombia, la referimos al medio geográfico.