Med.

El cáncer se diseminó hasta otras partes del cuerpo, como el pulmón, el hígado, el cerebro, el hueso, el tejido blando, el tubo gastrointestinal (GI) o lugares de la piel muy lejos de donde comenzó el cáncer.