Del lat. memorĭa, f. Fís. Fisiol. Psicol. Inform. Filos.

Capacidad de recordar el recuerdo. Aptitud de conservar toda impresión, en especial las que afectan el espíritu, y de reproducir consciente o inconscientemente en forma de conducta, imagen o idea. En física, dícese del dispositivo físico, generalmente electrónico, en el que se almacenan dato e instrucción para recuperar y utilizar posteriormente. En fisiología, dícese de la facultad mental que facilita el almacenamiento y recuperación de la información que se ha aprendido, como el conocimiento o un programa motor. Según la teoría de la caja negra, la memoria se ha considerado un todo compuesto de tres elementos: el almacenaje sensorial reciente, la memoria reciente, y la memoria diferida. El hipocampo del sistema límbico desempeña un papel importante en la memoria. La forma exacta en que el cerebro almacena la información es desconocida, pero puede implicar cambio químico o estructural (ver también engrama y teoría de la memoria del tambor de organillo). En psicología, dícese de la aptitud de registrar en el cerebro dato, hecho y vivencia pasada y su capacidad de retención. Cuando se trata de reconstruir un hecho de un pasado muy reciente se habla de memoria inmediata, y de memoria diferida cuando se trata de un pasado más lejano. En informática, dícese de cualquier dispositivo capaz de registrar y almacenar una determinada información y que permite, además, extraerla en el momento deseado. En la filosofía escolástica, es una potencia del alma.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.