Se aplica al período de 4 semanas o 28 días, aproximadamente el tiempo que necesita la Luna para dar una vuelta a la Tierra.