De meso- y el gr. ἔγχυμα, m. Anat.

El tejido conectivo embrionario, del que derivan los tejidos muscular y conectivo del cuerpo, así como los vasos sanguíneos y linfáticos.