De meso- y el gr. φυτόν, m. Bot.

Germain de Saint-Pierra (Dict.) propuso este término para distinguir el que llamó cuello orgánico de la planta, es decir, aquel en aquel en que el eje descendente se halla en contacto con el eje ascendente, del cuello aparente, situado a nivel de la axila de los cotilédones, que es donde pueden ya surgir las primeras yemas normales. A vece, como sinónimo de briófito, por oposición, en este caso, a protófito y metáfito (De Buen, 1. c.).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.