Los metales que no se corroen ni se oxidan en el aire o agua y no son fácilmente atacado por los ácidos; por ejemplo, el oro, el platino y el iridio.