Es un método para la estimación del período de ovulación en función de los cambios que tienen lugar en el moco cervical durante el ciclo menstrual.