Es una técnica para llenar y sellar los conductos radiculares dentarios. Al vértice de la raíz se sella un cono de gutapercha previamente seleccionado y otros conos auxiliares son forzados hacia fuera con un separador hasta llenar el conducto.