La tendencia artística surgida en Estados Unidos a inicios de la década de 1960; se caracteriza por la elaboración de estructuras tridimensionales muy simples, generalmente geométricas y organizadas en series repetitivas, y por el uso de colores elementales y materiales rudimentarios: el minimalismo se aplica, en sentido amplio, a cualquier actitud artística contemporánea que tiende a la sobriedad y la reducción de elementos.