Es una debilidad lentamente progresiva de los músculos oculares, se caracteriza por la disminución de la movilidad ocular y por la caída del párpado superior. La alteración puede ser unilateral o bilateral y puede estar causada por una lesión del nervio motor ocular común, un tumor intracraneal o una enfermedad neuromuscular.