Del lat. mortālis, adj. Biol. Med. Psicol. Teol.

Que ha de morir o está sujeto a la muerte; que causa o puede causar la muerte. En biología, se aplica al ser vivo que ha de morir. En medicina, se aplica a la característica que se considera propia de un muerto o parecido a un muerto. En psicología, se aplica al sentimiento que hace desear de forma real o figurada la muerte de una persona. En teología, se aplica al pecado que se opone gravemente a la ley o la norma y no es fácil de perdonar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.