Del lat. mortālis, adj. Biol. Med. Psicol. Teol.

Que ha de morir o está sujeto a la muerte; que causa o puede causar la muerte. En biología, se aplica al ser vivo que ha de morir. En medicina, se aplica a la característica que se considera propia de un muerto o parecido a un muerto. En psicología, se aplica al sentimiento que hace desear de forma real o figurada la muerte de una persona. En teología, se aplica al pecado que se opone gravemente a la ley o la norma y no es fácil de perdonar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.