La motivación que no es innata ni satisface una necesidad fisiológica básica (motivación secundaria); un ejemplo de motivación adquirida sería el deseo de ganar una medalla en los Juegos Olímpicos.