Del lat. mucilago. m. Bot.

Los mucílagos son análogos por su composición a las gomas; dan con el agua disoluciones viscosas o se hinchan en ella para formar una pseudodisolución gelatinosa. Se encuentran en las algas y en ciertos hongos en los esfagnos y en muchos vegetales. Por oxidación dan ácido múcico y, por hidrólisis, pentosa y hexosa. Proceden de las degradaciones de la celulosa, calosa, lignina y de la materia péctica, distinguiéndose en clases diferentes según las substancias originarias. Un ejemplo de mucilago es el contenido en la semilla de lino.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.