Sociol.

La muerte que causa intencionadamente una persona a otra.