Med.

Se aplica a la muerte de un feto con un peso superior a 500 g a las 22 o más semanas de gestación. También se dice de la muerte de un lactante en el período comprendido entre el nacimiento y el final del período neonatal.