El músculo que se opone a otro músculo agonista (o principal) en un movimiento concreto. El músculo antagonista desempeña un papel protector, pues impide el sobreestiramiento del agonista. También ayuda a controlar el movimiento al enlentecer o detener la acción del agonista. La acción opuesta de músculo agonista y músculo antagonista produce el tono muscular.