El trastorno mental de la infancia caracterizado por el rechazo continuado a hablar en determinadas situaciones sociales en un niño que es capaz de hablar con ciertas personas.