Del lat. narcissaceae, del gén. Narcissus, f. pl. Bot.

El término es equivalente a las amarilidáceas: familia de plantas monocotiledóneas de caracteres generales muy parecidos a los de las liliáceas, de las cuales se distinguen por tener el ovario ínfero.