Teol. y Rel.

Se aplica al estado en que alguien está expuesto a peligro de perder la vida temporal o eterna.