De neco- y el gr. καρπός, m. Bot.

Se aplica al fruto natátil, que puede llegar a grandes distancias y facilitar así la dispersión longincua.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.