Del gr. νέκρωσις; lat. necrōsis, f. Biol. Med. Pat. Bot.

Literalmente, mortificación; acción y efecto de mortificar. Se aplica a la degeneración de un tejido por muerte de sus células. En biología, la muerte de las células y los tejidos de una zona determinada del organismo: después de un infarto se produce una necrosis de la zona del corazón. En medicina, la muerte o desintegración de una célula o tejido debido a una enfermedad, lesión física o lesión química. En patología, la muerte de un conjunto de células aisladas en un individuo, compatible en ocasiones con la vida de éste. En fitopatología, la muerte de las células, en totalidad o en parte (por ejemplo, la destrucción del núcleo celular por parásitos nucleóvoros, que pueden ser hongos inferiores o bacterios); muerte de grupos celulares más o menos extensos de un organismo (J. del C.). Virchow distingue dos tipos de procesos necrobióticos: en uno de ellos, en la necrosis, los tejidos conservan durante algún tiempo, y hasta cierto punto, desde luego, después de muertos, sus primitivos caracteres morfológicos; en otro tipo, en la necrobiosis propiamente dicha, la morfología estructural de los órganos un organismos afectados desaparece rápidamente (F. Q.).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.