Del gr. φυτόν, y el pref. neo-, m. Teol. Sociol. Bot.

Se aplica a la persona recién convertida a una religión; persona recién admitida al estado eclesiástico o religioso; persona, especialmente adulta, recién bautizada. En sociología, la persona que acaba de unirse a una opinión o una causa, o que se acaba de incorporar a un grupo o colectividad. En botánica, según la clasificación de Thellung (naturalizado), planta naturalizada que, desarrollándose en estaciones favorables, no intervenidas por el hombre, podría pasar por indígena de no conocerse la historia de su expansión. Ver naturalizado.