El crecimiento anormal de tejido nuevo, tal como un tumor. En medicina, la neoformación anormal. Los neoplasmas son tumores benignos o malignos. No existe una relación clara entre la incidencia de neoplasmas y el ejercicio. Algunas actividades deportivas aumentan el riesgo de la formación de neoplasmas (por ejemplo, el golf se asocia con una exposición alta a la radiación ultravioleta y un riesgo por encima de lo normal a desarrollar tumores cutáneos), si bien la actividad física regular y vigorosa reduce la incidencia de ciertos cánceres (por ejemplo, el cáncer de colon). El riesgo global de neoplasma entre los deportistas probablemente no sea muy distinto del de la población general.