m. Geol.

Hipótesis que atribuye exclusivamente a la acción del agua la formación de todas las rocas de la corteza terrestre.