Se aplica a la sensación de dolor localizado que persiste después de haber remitido un episodio de dolor pulsante intenso.