Afección en la que las fibras de un nervio resultan comprimidas, lo cual provoca su incapacidad para transmitir impulsos. Si no se trata, puede provocar una parálisis permanente; durante las fases iniciales se trata con facilidad si se modifica con frecuencia la posición de la mano y se protege con esparadrapo o guantes acolchados.