La niebla que contienen una concentración elevada de ácido o de partículas de cualquier sustancia química tóxica, tales como el tetracloruro de carbono o el tetracloruro de silicona.