De niño, f. Anat.

Se aplica a la zona negra que tiene el iris del ojo en su parte media por donde pasa la luz (es decir, la pupila): se contrae por el exceso de luz y se dilata por la falta de ella.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.