Med.

Se dice de la concentración de fenobarbital y de fenitoína en plasma, monitorizada para mantener concentraciones que permitan controlar las convulsiones, pero no tan elevadas como para provocar reacciones tóxicas.