Biol.

El término se refiere a los virus que no destruyen las células infectadas al desintegrar sus membranas plasmáticas.