Flora Vascular de Andalucía Occidental: Anuales o bienales, setoso-híspidas. Cimas bracteadas. Cáliz acrescente e hinchado en la fructificación. Corola actinomorfa o zigomorfa, con tubo recto o curvado, con 5 escamas pelosas o un anillo peloso en la garganta y un anillo basal. Núculas transversalmente ovadas o reniformes, con anillo basal bien marcado, laxamente pelosas.

 

Flora Iberica: Hierbas anuales, setoso-híspidas o subseríceas, con pelos pluricelulares largos glandulíferos y eglandulosos, sobre todo cerca de la inflorescencia. Hojas enteras o sinuado-dentadas, las caulinares alternas, las medias y superiores ± sésiles, decurrentes –sobre todo las superiores–. Inflorescencia simple, espiciforme, con cimas simples o geminadas, multifloras, densas en la floración, densas o laxas en la fructificación. Flores actinomorfas o débilmente zigomorfas, ± erectas, bracteadas, pediceladas. Cáliz gamosépalo, dividido hasta 1/4, 1/2 ó 2/3 de su longitud, con lóbulos homomorfos, enteros, seríceo o hirsuto, con pelos rectos. Corola tubulosa o subinfundibuliforme, glabra por la cara externa, purpúrea, amarillenta, rosada, azul-violeta, azul, amarilla o blanca –purpúrea o amarillenta en la desecación–, con los lóbulos erecto-patentes o erectos; tubo más largo que los lóbulos de la corola, recto o ligeramente curvado, cilíndrico, glabro por la cara interna, sin anillo de escamas nectaríferas en la base; garganta con 5 escamas obtusas y papilosas o pelosas, sin escamas pero con un anillo de pelos, o sin escamas ni anillo de pelos; lóbulos obtusos. Estambres 5, adnatos en el 1/3 superior, hacia la 1/2 o en el 1/3 inferior del tubo de la corola, con filamentos más cortos o algo más largos que las anteras, estrechos, glabros, sin apéndices; anteras no apiculadas, libres, de inclusas a parcialmente exertas. Ovario tetralobado; estilo simple, incluso, ginobásico; estigma subcapitado, ± bilobado. Fruto pétreo, en tetranúcula. Núculas monospermas, ovoides, transovoides o reniformes, de ápice ± aquillado, irregularmente muricado-crestadas o alveoladas, diminutamente tuberculadas o lisas, con un anillo basal bien marcado, ± estriado o liso, entero o dentado, con la base de inserción casi circular, cóncava y con un apéndice céntrico, cónico, íntimamente unidas por su base en el receptáculo plano.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.