Caracterizado o relacionado con la tendencia a realizar actos repetitivos o rituales, o a tener pensamientos recurrentes, habitualmente como medio para liberar la tensión o la ansiedad: se aplica a la persona que padece un trastorno obsesivo-compulsivo.