El ojo cuya visión se dirige hacia un objeto dado, para posicionar dicho objeto en la fóvea.