Se aplica, en la oftalmía simpática, al ojo no infectado que se infecta por metástasis linfática o sanguínea del germen patógeno.