Fruto capsular, cuya dehiscencia se verifica mediante poros o agujeros. Éstos no aparecen en un punto cualquiera del pericarpo, sino en lugares bien precisos y determinados para cada especie, su número y localización son muy variables a causas también en la naturaleza del epicarpo.