Perteneciente o relativo al opio: opiáceo. En medicina, en sentido estricto, perteneciente o relativo a los compuestos químicos naturales o sintéticos que poseen efectos parecidos a los del opio, aunque no deriven de éste directamente; son ejemplos las endorfinas o las encefalinas producidas por los tejidos corporales o la metadona sintética. En oncología, el opioide (la sustancia que se usaba para tratar el dolor moderado o grave) son como los opiáceos, tales como la morfina y la codeína, pero no se elaboran con opio; los opioides solían llamarse narcóticos: un opioide es un tipo de alcaloide. La morfina y los fármaco relacionados suelen incluirse en esta categoría porque el término narcótico ha perdido su significado original.