Del lat. opisthocontae, f. pl. Bot.

Nombre propuesto por Vischer (1949) para una serie de organismos caracterizados porque sus células móviles (zoósporas y gámetas) lo son gracias a un flagelo impulsor inserto en la parte posterior del organismo. Entre las opistocontas se incluirían las pulseloflageladas, craspedomonadíneas, diversos hongos (olpidiáceas, quitridiales, blastocladiales, etc.); y de ellas derivarían quizá los animales (R. M.).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.