Del lat. opisthocontae, f. pl. Bot.

Nombre propuesto por Vischer (1949) para una serie de organismos caracterizados porque sus células móviles (zoósporas y gámetas) lo son gracias a un flagelo impulsor inserto en la parte posterior del organismo. Entre las opistocontas se incluirían las pulseloflageladas, craspedomonadíneas, diversos hongos (olpidiáceas, quitridiales, blastocladiales, etc.); y de ellas derivarían quizá los animales (R. M.).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.