Se aplica a los tejidos que son más sensibles a la radiación como las gónadas, los órganos linfoides y el intestino. Loa órganos que les siguen en sensibilidad a la radiación son la piel, la córnea, la cavidad oral, el esófago, la vagina, el cuello uterino y el cristalino.