Med.

Se aplica a los tejidos que son más sensibles a la radiación como las gónadas, los órganos linfoides y el intestino. Loa órganos que les siguen en sensibilidad a la radiación son la piel, la córnea, la cavidad oral, el esófago, la vagina, el cuello uterino y el cristalino.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.