Se aplica, en asistencia neonatal, a la colocación de la cabeza en la línea media con un alineamiento similar del tronco y las extremidades. La orientación contribuye a estimular el desarrollo uniforme del tono y la función en ambos lados del cuerpo.