Del lat. palanga, der. del gr. φάλαγξ, -γγος, f. Fís.

La barra que se apoya sobre un punto y que sirve para levantar o mover un cuerpo situado en el extremo contrario al que se le aplica una fuerza: garrote. La palanca es la barra u otra estructura relativamente rígida que se asienta en un punto con el fin de trabajar girando en torno a un eje (el fulcro o pivote) cuando se aplica una fuerza sobre ella. En el cuerpo humano, los huesos actúan como palancas. El eje de un hueso pasa por una articulación y lo mueve la fuerza que generan los músculos (el esfuerzo) en el punto de inserción. La carga es cualquier resistencia que se oponga al movimiento. Los complementos deportivos, como los palos de golf y las raquetas, se convierten en palancas cuando se cogen con la mano. La función habitual de una palanca es conseguir una *ventaja mecánica mediante la cual se aplica una fuerza pequeña por un extremo de la palanca y, en virtud de su longitud, se genera una fuerza mayor que actúa sobre una distancia más pequeña en el otro extremo de la palanca, o mediante la cual la velocidad de movimiento en un extremo de la palanca aumenta muchísimo en el otro extremo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.