La ingestión de sulfato de bario, un medio de contraste radiopaco, para el examen radiográfico del esófago, el estómago y el tracto intestinal en el diagnóstico de enfermedades como la disfagia, la úlcera péptica y las fistulas.