Del gr. παχύτης, f. Bot.

Literalmente, crasitud: gordura. En histología vegetal, el leño y el líber secundarios, junto con el cámbium que los ha originado (Van Tieghem).