De para- y el gr. χρῶμα, m. Bot.

Nombre aplicado por Seybold (1942) a los pigmentos vegetales que desempeñan una función independiente de la naturaleza del pigmento (R. M.).