Se aplica a la parálisis que se sufre al despertarse de forma momentánea y que suele mejorar en segundos.